La felicidad de ser imperfecta.

Mira, hoy no tengo ganas de peinarme. Anoche se me hizo tarde y no pude estar una hora con la plancha haciéndome ondas en el pelo. Bueno, o no quise. El caso es que la humedad del ambiente ha hecho que hoy parezca hija de Mufasa y el caso, también, es que me importa poco….

Diferente.

En un mundo donde la verdad ha perdido su valor, llegaste tú siendo transparente. Donde lo único que se valora es el primer vistazo, tú esperaste a conocerme por dentro. Juntos aprendimos que puede existir algo perfecto con fallos. ¿Contradictorio? No, real. Hoy me pides que no te de las gracias por estar ahí y…

El envío.

Estaba tan tranquila en su casa cuando llamaron al timbre. No esperaba a nadie, así que no se molestó en abrir. No sentía ni curiosidad. Cuando salió de casa por la mañana no se percató de que ese papel ya estaba en el buzón. Al volver fue cuando distinguió que había algo dentro y lo…

Duerme.

Mírate. Sucia, rota, desquiciada. Ya llevas semanas así y aún no te has dignado a hacer algo por ti. Cada día que amanece te vas quebrando un poco más y sigues ahí, sin hacer nada. ¿Crees que van a venir a rescatarte? No es que no se acuerden de ti. Es que ya te dan…

Seguimos construyendo.

Y después de todo, parece que esto sigue caminando. A pesar de los fallos que hemos cometido, de los errores que hemos asumido y de los que no, seguimos construyendo. Aunque al principio creíamos que esto no iba a ser posible, nosotros lo conseguimos. Con la ilusión que tienen dos personas que quieren empezar algo propio…

Corre.

Corre. No mires atrás. Lo que dejas no se merece que vuelvas la vista. Corre y hazlo rápido porque te puede perseguir. Huye de todo lo que te está privando de la felicidad. No pierdas el tiempo haciendo el equipaje, no te lleves nada. No te hace falta lo que ahí se queda porque no…

Bagheera.

De pequeña no paraba de ver El libro de la selva. Me encantaba. En especial la escena en la que Baloo pide ayuda a Bagheera, le grita en la cara y luego suelta un “ah, ¿me oíste?”. Me hacía mucha gracia. Le cogí tanto cariño a esa pantera que decidí que si algún día tenía…

Dame tu mano.

Cada uno llevaba un mapa en la mano. Tenían el camino fijado desde hacía tiempo y una idea aun más clara que su destino: no desviarse nunca. Además del mapa, llevaban una gran mochila. Una pesada carga que portaban en su espalda y que se componía de malos recuerdos y experiencias. Una vez iniciado el camino,…

Después de todo este tiempo.

Parecía que la tarea de olvidar no le estaba resultando tan complicada como podría llegar a ser. Pero todo se empezó a torcer hace unos meses. Una mañana despertó y se acordaba de parte de los sueños que le habían visitado esa noche. Había soñado con ella. Sin motivo: no era una fecha señalada, ni…

Otro 17 de febrero.

Otra vuelta alrededor del sol… Si este blog se llama “Un día de febrero” es por este día. Por el 17. Hoy se celebra un año desde el inicio del mismo. A tod@s l@s que me leen y siguen aquí, mil gracias. A los que quieran venir y a los que se quieran marchar, también…

Conversaciones.

Hacía algún tiempo que vivía fuera de la casa de sus padres, pero siempre que tenía vacaciones volvía a ella. Y aunque a veces se ponía de los nervios porque había perdido la costumbre de compartir techo, no había lugar en el mundo en el que se sintiera más segura que en su antigua habitación….

El día que.

El día que pierdas el miedo al ridículo. El día que dejes de consumirte a ti mismo, acusándote de tus debilidades en vez de alimentarte de tus fortalezas. El día que veas en el fracaso una oportunidad para aprender. El día que comprendas que lo que parece perfecto no siempre es lo mejor. El día que…